Consejo de Cooperación Regulatoria México-Estados Unidos, Gobernanza Regulatoria.

 

Pablo Borchi Klapp

 

 

El Consejo de Cooperación Regulatoria México–Estados Unidos es un mecanismo bilateral que desde 2010 busca impulsar la productividad de la región y reducir los costos de transacción para el comercio entre ambos países. A tres años de su creación ha demostrado ser un espacio de gran relevancia para desarrollar redes de trabajo intergubernamentales e impulsar espacios de cooperación a largo plazo.

Artículo: Consejo de Cooperación Regulatoria México-Estados Unidos, Gobernanza Regulatoria.

Autor: Pablo Borchi Klapp

 

El Consejo de Cooperación Regulatoria México-Estados Unidos es un mecanismo bilateral de cooperación internacional creado el 19 de mayo de 2010 por instrucciones de los presidentes Felipe Calderón y Barack Obama con el objetivo de impulsar la productividad de la región y reducir los costos de transacción para el comercio entre ambos países.

Su creación es el resultado de la tendencia de los gobiernos de la región que enfocan su atención hacia políticas regulatorias internacionales como una alternativa para promover la productividad en el momento en el que los acuerdos comerciales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se acercan a su etapa de madurez.

El Consejo está co-presidido por funcionarios de alto nivel de la Secretaría de Economía por parte de México, y de la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios de la Casa Blanca por parte de Estados Unidos.

Las actividades del Consejo se desarrollan a partir de los lineamientos establecidos en los “Términos de Referencia”, publicados en marzo de 2011. Este documento establece un esquema de trabajo basado en el “Ciclo de Gobernanza” regulatoria, recomendado por el Comité de Política Regulatoria de la OCDE y basado en las “4 C’s”: consulta, coordinación, cooperación y comunicación.

Siguiendo estas directrices se llevó a cabo la elaboración de un plan de trabajo bianual para determinar las actividades del Consejo. Para realizarlo, ambos países iniciaron un proceso de consulta pública con la finalidad de reunir propuestas de cooperación regulatoria. El proceso tuvo lugar en Estados Unidos del 3 de marzo al 14 de abril de 2011, reuniendo 48 propuestas; mientras que en México tuvo lugar del 14 de abril al 16 de mayo de 2011, reuniendo 252 propuestas.

El análisis de estas propuestas fue realizado por equipos de reguladores de ambos países bajo los criterios de: a) impacto económico y b) viabilidad política. Con ello se elaboró una lista reducida de 7 áreas de cooperación que fueron incluidas en el primer Plan de Trabajo bianual, publicado el 28 de febrero de 2012.

Las áreas de cooperación regulatoria incluidas en el Plan de Trabajo son:

 

 

 

Habiendo transcurrido poco más de un año desde su publicación, el Plan de Trabajo cuenta con un avance superior al 60% en el cumplimiento de sus entregables, incluyendo algunos hitos de gran relevancia como:

  • La renovación del “Acuerdo de cooperación bilateral en temas de inocuidad alimentaria”, firmado entre los titulares de SSA, SAGARPA, USDA y HHS.

  • La publicación de los “Lineamientos para regulaciones sobre nanotecnologías para impulsar la competitividad y proteger al medio ambiente, la salud y la seguridad de los consumidores”, alineado las regulaciones mexicanas con las mejores prácticas de Estados Unidos.

  • Acuerdo entre México y Estados Unidos en lo referente a la explotación de hidrocarburos en la zona transfronteriza del Golfo de México, incluyendo un compromiso de utilizar estándares de seguridad en común para las actividades realizadas en el área.

El Consejo continúa avanzando en el cumplimiento de los objetivos del Plan de Trabajo. En este sentido, actualmente se lleva a cabo el proceso de planeación de la próxima reunión del Consejo que tendrá lugar en la ciudad de México durante el segundo semestre de 2013. Además de revisar el avance de cada una de las actividades, el evento servirá para establecer los siguientes pasos para la renovación del Plan de Trabajo, así como para familiarizar al sector empresarial y al resto de la sociedad con el trabajo realizado por medio de este mecanismo de cooperación regulatoria.

Los primeros tres años de trabajo del Consejo ofrecen una serie de experiencias que son de gran valor para entender los retos y beneficios de este tipo de mecanismos de cooperación regulatoria.

Entre los principales retos que enfrenta el Consejo se encuentra el encontrar los mecanismos de evaluación de que hagan visibles los beneficios potenciales de dar impulso a áreas específicas de colaboración bilateral. La consecuencia inmediata de esta carencia es la falta de respaldo a las propuestas para modificar los estándares de seguridad nacionales con la finalidad de hacerlos más compatibles con los de Estados Unidos. Un claro ejemplo es el caso de las normas establecidas para los autotransportes de carga. En esta área, para los comerciantes mexicanos podrían reportarse mayores ventajas si las regulaciones nacionales se acercaran más a las estadounidenses, pero para que esto sea evidente y se dé paso al análisis y mejoramiento de nuestras normas sería necesario realizar una evaluación y prospección de los beneficios económicos que dicha actividad podría reportar una vez que se cuente con estándares reconocidos como equivalentes entre ambas naciones, cumpliendo así cabalmente con dos de los lineamientos que dirigen el trabajo de Consejo: la compatibilidad y la cooperación técnica.

Por otro lado, el Consejo ha demostrado ser un espacio catalizador de las relaciones intergubernamentales horizontales entre ambos países, mismas que generan un impacto positivo para la cooperación regulatoria de la región que va más allá de su enfoque inicial. En este caso, vale resaltar la experiencia obtenida dentro del grupo de trabajo sobre nanotecnologías el cual, si bien se ha destacado por generar los “Lineamientos para regulaciones sobre nanotecnologías para impulsar la competitividad y proteger al medio ambiente, la salud y la seguridad de los consumidores”, ha tenido además como una de sus virtudes funcionar como punto en común para reunir a funcionarios de distintas entidades del Gobierno de la República y a académicos que trabajan el tema de las nanotecnologías.

A partir de este intercambio se han podido generar reuniones informativas entre especialistas de la administración pública federal y representantes de organizaciones internacionales que han derivado en el establecimiento de iniciativas de cooperación regulatoria internacional que van más allá del alcance del Consejo, como lo es el programa de mejores prácticas de laboratorios de la OCDE.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El Turismo como Sector Estratégico y de Impulso al Comercio Exterior de México

1/10
Please reload

síguenos
  • YouTube - Black Circle

Si quieres leer los

artículos de nuestra edición

¡Suscríbete!

o adquiere la

Versión Digital

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle

© 2019 Trade Law & Custom Magazine

¡Suscríbete a nuestra lista de contactos
y no te pierdas ninguna edición!