El BID y el Operador Económico Autorizado en América Latina y el Caribe

 

Aurelio García

2013

 

Imagínese que la organización en la que usted trabaja ha visto cómo el volumen de trabajo en los últimos 20 años ha aumentado de manera constante e ininterrumpida. Imagínese también que su organización se ve obligada a asumir nuevas responsabilidades para satisfacer las necesidades de sus clientes. Y por último, imagínese también que los recursos humanos y financieros de los que dispone su organización se han mantenido constantes a pesar del aumento en la carga de trabajo y la asignación de nuevas responsabilidades. ¿Cómo haría usted frente a esta situación?

Aunque no hay una respuesta fácil a dicha pregunta, esta es precisamente la realidad a la que se enfrentan las aduanas de todo el mundo, y especialmente las de América Latina y el Caribe, debido en gran medida a un aumento sin precedentes del comercio internacional, y a la necesidad de asegurar la integridad de las mercancías y pasajeros (especialmente tras los atentados del 11-S), al mismo tiempo que se facilitan y se agilizan los procesos. Todo ello, además, sin menoscabar la función histórica de las aduanas de recaudar impuestos y gravámenes varios.

Para hacer frente a este desafío, y a la aparente contradicción entre seguridad y facilitación, la Organización Mundial de Aduanas (OMA) respondió con la creación, en 2005, del Marco Normativo para Asegurar y Facilitar el Comercio Global. En él se recogen una serie de iniciativas y programas de modernización para ayudar a las aduanas a mejorar sus operaciones y las relaciones con otras aduanas, así como con el sector privado.

Una de las principales iniciativas del Marco Normativo es la creación de la figura del Operador Económico Autorizado (OEA), conocido en México como Nuevo Esquema de Empresa Certificada (NEEC), mediante la cual se crea una alianza entre las aduanas y el sector privado, con el objetivo de asegurar y facilitar el comercio de manera similar al programa C-TPAT (Customs-Trade Partnership Against Terrorism) de EE.UU.

Como organismo de desarrollo y con el objetivo de facilitar a los países de América Latina y el Caribe (ALC) el acceso a mercados internacionales y reducir los costos del comercio, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha venido trabajando en la modernización de las fronteras de nuestra región y colaborando estrechamente con las diversas administraciones que operan en frontera, especialmente con las Administraciones de Aduanas.

El equipo de Facilitación del Comercio del BID ha apostado fuerte por el OEA, y desde 2008 hemos trabajado activamente, junto con las aduanas de la región y la OMA, en el desarrollo de programas OEA ya que lo consideramos un elemento clave para la modernización de las fronteras y que ofrece una gran variedad de beneficios tanto para el sector público como el privado.

Beneficios para el Sector Privado:

  • Mayor facilidad para acogerse a procedimientos aduaneros simplificados y presentar declaraciones breves de entrada y salida de mercancías.

  • Reducción de inspecciones físicas.

  • Facilidad para realizar los controles pertinentes en las dependencias del operador.

  • Prioridad en el despacho y  habilitación de carriles rápidos.

  • Ventajas para el pago de tributos.

  • Reducción de tiempo y costes, así como aumento de la competitividad en los mercados internacionales.

  • Obtención de un sello de garantía propio de la acreditación de ser un operador confiable y seguro. 

  • Aumenta la comunicación con el sector público mejorando así la relación de trabajo.

 

 Beneficios para el Sector Público (Aduanas):

  • Optimiza la gestión de recursos humanos y técnicos al dirigir su atención hacia aquellas operaciones con mayor riesgo.

  • Mejora la comunicación y el entendimiento con el sector privado.

  • Promueve sinergias junto con el sector privado para la introducción de mecanismos de facilitación del comercio.

  • Incentiva la comunicación con otros organismos involucrados en el comercio exterior como las autoridades migratorias y fitosanitarias.

Tras cinco años de trabajo constante, podemos decir que el programa OEA representa una de las prioridades de las Aduanas de América Latina y el Caribe, un compromiso que quedó patente en la aprobación unánime de la Estrategia Regional del OEA por parte de todos los directores generales de Aduanas de América Latina en la ciudad de Panamá el 3 de abril de 2013. Al día de hoy, 7 países han desarrollado y lanzado su programa OEA: Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Perú y República Dominicana; y esperamos que en breve otros países de la región lancen los suyos.

Globalmente, el OEA también ha experimentado un fuerte crecimiento y ha sido recibido muy positivamente por la comunidad internacional. De hecho, más de 60 países cuentan con programa OEA, entre los que podemos destacar a los 27 países de la Unión Europea, Canadá, China, Corea, EE.UU., Japón, y Singapur. Esta proliferación de programas a nivel internacional representa una validación sólida del concepto y una magnífica oportunidad para negociar y firmar Acuerdos de Reconocimiento, que servirán para extender los beneficios que reciben las empresas y hacer el programa aún más atractivo para el sector privado.

La aceptación del programa a nivel internacional y el interés y compromiso que existe en la región nos ha motivado a crear un nuevo proyecto para seguir apoyando la figura del OEA en América Latina y el Caribe durante los próximos tres años. En esta segunda fase de apoyo al programa, el proyecto seguirá la dinámica establecida durante la primera fase de apoyo al OEA (2008-2013) y hará especial énfasis en:  

  • Trabajar con las Aduanas de la región para fortalecer los programas y promover las negociaciones sobre Acuerdos de Reconocimiento Mutuo;

  • Facilitar la comunicación con otras aduanas a nivel internacional para intercambiar experiencias y conocimiento;

  • Colaborar con el sector privado para aumentar el número de empresas certificadas, detectar oportunidades de mejora y crear un diálogo de comunicación más fluido entre el sector público y privado;

  • Mantener la coordinación de actividades con la OMA, otros organismos internacionales, así como las Aduanas de Europa, Asia y Norte América, que muy amablemente han aportado recursos humanos y técnicos de manera desinteresada para fomentar la figura del OEA;

  • Continuar con el plan de capacitación interno basado en talleres de trabajo, seminarios, y cursos online tutorizados.

Sin embargo, antes de empezar esta segunda fase de apoyo al OEA, queríamos echar la vista atrás, repasar el camino recorrido y analizar la situación actual del programa. Para ello decidimos que una buena manera sería desarrollar un breve cuestionario para el sector privado y preguntarles su opinión sobre el programa OEA.

 

Este cuestionario, y con la colaboración de las Aduanas, se envió a todas las empresas certificadas en la región cuyo número ascendía aproximadamente a 200. En total recibimos 59 respuestas distribuidas de la siguiente manera:

 

  • 48 empresas de México

  • 3 de República Dominicana

  • 3 de Costa Rica

  • 1 de Guatemala

  • 4 de Argentina

 

El objetivo del cuestionario era captar la percepción del sector privado sobre el programa antes de empezar el segundo proyecto de apoyo al OEA. Aunque gran parte de la información recibida es confidencial, sí que podemos compartir algunas de las principales conclusiones del mismo:

 

  • El programa OEA mejora la relación entre aduanas y el sector privado. El 72% de empresas participantes informaron que obtener la certificación OEA les ha servido para mejorar la relación y el entendimiento mutuo con la Aduana.

  • El programa OEA mejora la seguridad en la cadena logística. El 91% de las empresas afirmaron que el nivel de seguridad en su cadena logística había aumentado considerablemente, lo cual se había traducido en reducción de robos y en un mejor ambiente de trabajo para los empleados.

  • Los beneficios del programa OEA son superiores a los costos. El 75% de las empresas afirmaron que el OEA es una inversión positiva teniendo en cuenta el costo-beneficio de la misma. El 23% afirmó que aún es demasiado pronto para opinar, y el resto (2%) que los costos y beneficios son similares.

  • El proceso de certificación es, a grandes rasgos, positivo. El 97% de las empresas calificaron el proceso de certificación como muy satisfactorio o satisfactorio.

  • Las empresas certificadas están comprometidas con el programa. El 100% de las empresas manifestó su voluntad de seguir en el programa, lo cual nos indica que este tiene una larga vida.

 

Sin embargo, y a pesar de la satisfacción generalizada sobre el programa OEA, las empresas también recalcaron la necesidad de mejorarlo, aumentando la capacitación a los usuarios, simplificando procesos y avanzando en la negociación de reconocimientos mutuos con otros países.

 

La buena acogida del programa entre las empresas, así como el compromiso de las Administraciones de Aduanas con el programa, y el impacto positivo del OEA en la competitividad e integración regional, refuerzan el compromiso del BID para seguir apoyando el crecimiento del OEA en nuestra región y alcanzar el objetivo de tener 540 empresas certificadas en los próximos tres años.

 

Finalmente, cabe destacar que el éxito del programa OEA hasta la fecha se ha basado en el compromiso y trabajo conjunto entre las Aduanas, el sector privado y la comunidad internacional. Y es esa misma fórmula la que necesitamos seguir explotando, y mejorando en la medida de lo posible, para seguir desarrollando el programa OEA y contribuir con nuestro granito de arena a mejorar la sociedad en la que vivimos.

 

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El Turismo como Sector Estratégico y de Impulso al Comercio Exterior de México

1/10
Please reload

síguenos
FONDO E26-02.png

¡Ya disponible

nuestra Edición 26!

  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle

© 2019 Trade Law & Custom Magazine

¡Suscríbete a nuestra lista de contactos
y no te pierdas ninguna edición!