La academia de derecho fiscal del estado de Baja California

 

Dr. Alfonso Pérez Becerril

2015

 

En la ciudad de Tijuana, Baja California, siendo las once horas del día 3 de octubre de 2014, reunidos en el salón de usos múltiples de las Salas Regionales del Noroeste I, del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, con el propósito de exponer, discutir y analizar temas fiscales, un inquieto grupo multidisciplinario de estudiosos del Derecho Fiscal, conscientes de que la expresión de ideas, tiene el mérito nada fácil de exponerlas al análisis, reflexión, consideración y crítica, propiciando un diálogo serio y trascendente, constituimos la Academia de Derecho Fiscal del Estado de Baja California, A.C., correspondiente de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, A.C.

 

El estudio de las finanzas públicas es fundamental para conocer el espíritu de nuestro país, su nivel cultural, su estructura social, su desarrollo económico y la ideología política imperante.

 

En efecto, el supuesto generador de la obligación tributaria como elemento de la realidad social que el legislador contempla y transporta a la norma es relevante, ya que involucra elementos políticos, económicos, sociales, culturales, jurídicos, contables, etc., por lo que el estudioso del Derecho no se debe de aislar de los principios creadores y ubicarse solamente en el frío análisis de las normas fiscales,  debe estudiar el porqué de su existencia,  si quiere entender las diversas causas que provocaron la elaboración del sistema jurídico.

Sabemos que no existen fórmulas simples y rápidas para estructurar reformas congruentes y válidas a un sistema fiscal, y que para desarrollar cualquier reforma no se debe partir de cero, de un sistema en blanco, debemos estar conscientes de la estructura fiscal con que contamos, aprovechar al máximo sus beneficios y cortar de tajo los perjuicios.

Nuestra Academia tiene como objeto (entre otros):

  1. Promover y fomentar la investigación, el estudio y la difusión del  Derecho Fiscal, las finanzas públicas, la legislación financiera, el Comercio Exterior, el Derecho Aduanero, y demás materias de interés para la Academia.

  2.  Analizar el Sistema Fiscal Federal Mexicano, así como el del estado de Baja California y sus municipios con la finalidad de realizar aportaciones tendientes a mejorarlos.

  3. Proponer a las autoridades competentes la creación de nuevos ordenamientos o reformas legislativas, que en materias de su especialidad estime necesarias o convenientes.

Sobre los orígenes de la Academia, el Dr. Ramón Reyes Vera, señala[1]:         

“Los antecedentes de la Academia se encuentran en el Siglo VI (a.n.e.) en la escuela de Pitágoras de Samos, con Heráclito de Efeso (535-470 a.n.e.) igualmente con Sófocles, Esquilo (Siglo IV a.n.e.), Herodoto de Halicarnaso (482-425 a.n.e.) y Sócrates de Atenas (470-399 a.n.e.).

 

“Platón nace en el año 427 en Atenas, desde joven tuvo la preocupación de enseñar a los hombres el conocimiento científico de la verdad y del bien, influido por la mayéutica socrática. En 387 (a.n.e.) compra los jardines contiguos al santuario del héroe Academo y funda la Academia, con el importe de su rescate que le fue donado por Anniceris. La Academia no es sólo un establecimiento de pura instrucción e investigación intelectual, en igual plano satisface el aspecto pedagógico de la formación y educación del ser humano[2].  De acuerdo con la costumbre de Platón, tenían sus reuniones y solían tener conversaciones en la Academia, que es otro gimnasio, tomaron su nombre de la denominación del lugar[3].  Aquí se originaba la fuga de la desidia y el desdén de los placeres y, de ello, la aceptación de los trabajos y de los dolores numerosos a causa de lo recto y lo honesto, y de las cosas que son congruentes con la disposición de la naturaleza, de donde surgía tanto la amistad como la justicia y equidad, y éstos se anteponían tanto a los placeres como a los muchos bienes de la vida[4]. Las tres virtudes cardinales propiciadas por los académicos son: la sabiduría, fortaleza y templanza, las cuales conducen a la justicia como valor universal de conducta.

“En el año 304 (a.n.e.) Cneo Flavio, liberto de Appio Claudio, sustrae del colegio de pontífices, el secreto de la interpretación y publica la lista de los días fastos y nefastos, así como la fórmula de la legis actionis, esto inicia la escuela, la academia y el ius flavianum, que a su vez, dará lugar al ius aelianum de Sexto Aelio y Tiberio Coruncanio, así como la academia de jurisconsultos o jurisprudentes, tan notable, que los magistrados acostumbraron someter a la previa consideración de aquéllos, los negocios que debían resolver, configurando los responsa prudentium.

“En la época de Augusto se crea el Aula Regia o Consejo de Príncipe como parte de la administración de justicia, destacando las academias o escuelas de los proculeyanos y sabinianos, encabezados por Anteo Labeon y Ateyo Capiton, uno en la oposición y el otro, académico del sistema, existiendo la unión perfecta entre teoría y práctica, precisión del lenguaje, cualidades de análisis y deducción lógica, que permite la descollante intervención de académicos como Gayo, Paulo, Celso, Juliano, Marcelo, Ulpiano, Modestino y tantos otros, transformando el ius respondere de iure, en el ius publice respondendi.

“En nuestro país, podemos tomar en cuenta la actividad desplegada por el Topilzin Ce Acatl, Quetzalcóatl, quien en el Siglo V desciende de Tepotztlán, en el actual Estado de Morelos y funda la Universidad de Xochicalco, de importancia fundamental para Mesoamérica, hasta el Siglo VIII. De igual manera, son trascendentes las academias mexica-tenochcas del Calmecac y del Tetpochcalli, que aún existían en el momento de la conquista, las cuales sirvieron de apoyo administrativo y bélico a la sociedad precolombina.

 

“Posteriormente, aparte de la Academia de las Tres Nobles Artes de San Carlos de la Nueva España, fundada por Decreto de Carlos III, en 1783, es notable la Academia de Letrán, indisolublemente ligada a la figura epónima del Nigromante.

 

“El 3 de julio de 1870 se instala en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Toluca, la Academia de Jurisprudencia del Estado de México, cuyo objetivo fue prestar servicios útiles a la administración pública, invitando a todos los juristas para que sean consultores de los jueces en las cuestiones difíciles que se presentan en sus funciones. Los estatutos de la Academia se discutieron y aprobaron el 31 de julio de 1870, su objeto estaba constituido por el estudio de la ciencia jurídica, el mejoramiento de la legislación y administración, la resolución de los problemas que plantea el gobierno, la enseñanza del Derecho y la protección o socorro mutuo de sus miembros, que inicialmente fueron 64 juristas[5].

 

“Cien años después nace la Academia Mexicana de Derecho Fiscal A.C., debido a la inquietud de la Dra. y Magistrada del Tribunal Fiscal de la Federación, Dolores Heduan Virués.”

 

En Toluca, Estado de México, el 20 de enero de 1971, en el Aula Magna “Lic. Adolfo López Mateos” de la Universidad Autónoma del Estado de México, se constituyó la Academia de Derecho Fiscal del Estado de México, A.C., siendo una de las primeras academias estatales, si no es que la primera; recientemente, en Ciudad Victoria, Tamaulipas, el 25 de mayo de 2004, en las instalaciones de la Sala Regional del Golfo Norte del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, se constituyó la Academia Fiscal de Tamaulipas, A.C.

 

Hoy, la Academia de Derecho Fiscal del Estado de Baja California se suma a la comunidad académica mexicana, que cuenta con importantes estudiosos de la ciencia jurídica tributaria y presenta una vertiente novedosa para todos los que tenemos interés en la superación de nuestros niveles de cultura.

 

[1] “Sobre la Academia”, Revista de la Academia de Derecho Fiscal del Estado de México, A.C., Tercera Época, Revista No. 1, enero-junio 2000, pp. 7-12.

 

[2] Hirschberger, J. Historia. de la Filosofía. Biblioteca Herder Barcelona, 1991, T.I. p. 85-86, 92, 239.

 

[3] Cicerón, M. T. Cuest. Acad. Lex  UNAM, 1980, p. 7.

 

[4] Smith, Carlos. Historia del Derecho. Enciclopedia Jurídica Omeba, T. XIV, Ed. Bib. Arg. Bs. As. 1961, p. 103 y ss.

 

[5] García Luna, M. “La Academia de Jurisprudencia del Estado de México en 1870” Revista de la Facultad de Derecho de la U.A.E.M., febrero-abril 1985, p. 18.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El Turismo como Sector Estratégico y de Impulso al Comercio Exterior de México

1/10
Please reload

síguenos
FONDO E26-02.png

¡Ya disponible

nuestra Edición 26!

  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle

© 2019 Trade Law & Custom Magazine

¡Suscríbete a nuestra lista de contactos
y no te pierdas ninguna edición!