Un informe de la OMC examina el papel del comercio electrónico durante la pandemia de COVID-19

La Secretaría de la OMC ha publicado una nueva nota informativa en la que se examina la manera en que la pandemia de COVID-19 ha afectado al comercio electrónico, incluidas sus consecuencias para el comercio transfronterizo. El documento señala el creciente recurso al comercio electrónico, a medida que los consumidores se adaptan a las medidas de confinamiento y de distanciamiento social, y llama la atención sobre varios desafíos, como la necesidad de reducir la brecha digital en y entre los distintos países.


Además de resaltar el incremento del comercio electrónico durante la crisis del COVID-19, el reporte se enfoca en las medidas implementadas por los gobiernos para facilitar el comercio electrónico y algunos de las dificultades que enfrentan estas iniciativas. Los gobiernos han trabajado en incrementar la capacidad de la red, fomentar los servicios de internet a un precio accesible y han reducido o suprimido los costos de transacciones para pagos electrónicos y transferencias de dinero. El reporte también trata las discusiones actuales sobre el comercio electrónico por la OMC y cómo la continua implementación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC puede solucionar algunos de los retos traídos por la pandemia del COVID-19.


El reporte explica que las experiencias y las lecciones que surgen a partir de la crisis del COVID-19 pueden representar un mayor impulso para la cooperación con respecto al comercio electrónico, lo cual facilitaría el movimiento transfronterizo de bienes y servicios, reducir la brecha digital e igualar las condiciones para las pequeñas empresas.


PUNTOS CLAVE


La implementación de la sana distancia, restricciones para salir de casa y otras medidas para combatir la pandemia del COVID-19 han llevado a los consumidores a realizar con mayor frecuencia compras en línea, el uso de redes sociales, internet, telefonía y teleconferencias, además de reproducir videos y películas.


Esto ha provocado repuntes en las ventas entre empresas y consumidores (B2C) y un aumento en el comercio electrónico entre empresas (B2B).(1) El aumento de las ventas B2C es particularmente evidente en las ventas en línea de suministros médicos, artículos de primera necesidad para el hogar y productos alimenticios.


De igual manera, la demanda de servicios de internet y datos móviles ha incrementado. La capacidad de red y el espectro para realizar un cambio hacia actividades en línea ha tenido que ser rápidamente adaptada tanto por los operadores como por los gobiernos. Sin embargo, la demanda ha disminuido para ciertos servicios con un gran componente en línea, como los servicios de turismo.


El comercio electrónico de bienes y servicios ha sido gravemente impactado por los mismos factores que han causado una alteración en la oferta y demanda en general. Estas alteraciones tienen como consecuencia retrasos de envío o cancelaciones de órdenes. Durante la pandemia han surgido o se han ampliado una variedad de nuevos desafíos relacionados con el comercio electrónico. Entre ellos figuran la especulación de los precios (es decir, el aumento de los precios a niveles irrazonablemente altos), las preocupaciones por la seguridad de los productos, las prácticas engañosas, las preocupaciones por la seguridad cibernética, la necesidad de aumentar el ancho de banda y las preocupaciones relacionadas con el desarrollo.


La pandemia ha puesto de relieve la necesidad evidente de colmar la brecha digital, tanto dentro de los países como entre ellos, habida cuenta del papel central que ha desempeñado la economía digital durante la crisis. Muchos obstáculos tradicionales se han acentuado y han seguido dificultando una mayor participación en las actividades de comercio electrónico de los pequeños productores, vendedores y consumidores de los países en desarrollo, en particular en los países menos adelantados (PMA). Esto ha puesto de relieve la necesidad de contar con servicios eficientes y asequibles de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), como los servicios de telecomunicaciones, informática y otros servicios de tecnología de la información y las nuevas tecnologías.


Los gobiernos han adoptado nuevas medidas y el sector privado ha reaccionado para dar respuesta y asegurar que el comercio electrónico puede ayudar a mitigar algunos de las dificultades a causa de la batalla contra el virus. Estas medidas incluyen incrementar la capacidad de red, ofrecer mayores servicios de datos móviles a poco o ningún costo, reducir o suprimir los costos de transacciones para pagos electrónicos o transferencias de dinero, mejorar los servicios de entrega y logística, utilizar herramientas digitales para implementar medidas y difundir información, fomentar los servicios de salud remotos y aprovechar las TIC para la supervisión.


El carácter mundial de COVID-19 y sus repercusiones en el comercio electrónico pueden alentar el fortalecimiento de la cooperación internacional y el desarrollo ulterior de políticas de compras y suministro en línea. La pandemia ha dejado claro que el comercio electrónico puede ser una herramienta/solución importante para los consumidores. El comercio electrónico también puede apoyar a las pequeñas empresas y, al hacer que las economías sean más competitivas, ser un motor económico tanto para el crecimiento interno como para el comercio internacional.


La pandemia ha puesto de relieve la importancia de las tecnologías digitales en general, pero también varias vulnerabilidades en todo el mundo. Las experiencias y enseñanzas resultantes son pertinentes para diversos debates en la OMC, incluidos los relativos al comercio electrónico, que podrían beneficiarse del examen de una mayor cooperación internacional para facilitar la circulación transfronteriza de bienes y servicios, reducir la brecha digital y establecer condiciones equitativas para las microempresas y las pequeñas y medianas empresas (MIPYME).


Fuente: OMC

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle

© 2019 Trade Law & Custom Magazine

¡Suscríbete a nuestra lista de contactos
y no te pierdas ninguna edición!