La infraestructura y la energía son vitales para que México aproveche el T-MEC

Ahora que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) ha entrado en vigor México, entre otras tareas, tiene que invertir en infraestructura y energía para seguir siendo atractivo para la inversión extranjera, sostuvo este lunes Gerónimo Gutiérrez, ex embajador mexicano en Estados Unidos. El gobierno también tiene que trabajar para brindar condiciones de certidumbre y seguridad para que los empresarios lleguen al país y no se vayan y, así, el T-MEC será un instrumento para salir más rápido de la crisis. Sin embargo, coincidieron tanto el exembajador mexicano, como Pierre Alarie, ex embajador de Canadá en México, en que el nuevo acuerdo comercial no es la panacea para la región, sino que es una herramienta importante para recuperar la economía. “El tratado no será suficiente si no hay mejores condiciones de certidumbre y del clima de inversiones en general, porque hay un momento muy complicado, en el cual todas las empresas están siendo muy cautas, respecto a dónde invierten”, aseguró Gutiérrez en el panel Norteamérica tras la contingencia y ratificación del T-MEC.

Infraestructura y energía Además de la certidumbre y confianza hacia los inversionistas, nacionales y extranjeros, el gobierno mexicano tiene que invertir en infraestructura y energía para no perder atractivo y seguir siendo competitivo dentro de la región. “Una cosa que creo que es muy importante, es la infraestructura. México tiene que estar invirtiendo de 2.5 a 5 puntos del PIB al año, y no lo estamos haciendo además, en términos ideales en infraestructura: en carreteras, infraestructura de agua, aeropuertos, puertos, energía; en telecomunicaciones”, consideró el ex embajador. “La infraestructura es un elemento, en mi experiencia, fundamental en el check list que hacen las empresas para invertir. Es decir, necesitan tener acceso a energía a precios competitivos, la capacidad de traer insumos y exportar sus productos y tener buenas comunicaciones y agua que es fundamental”, añadió. “Uno, es todo el tema de infraestructura y, el otro, y me parece que se están haciendo cosas interesantes, es el tema de la fuerza laboral (work force development) cómo asociar el triángulo entre educación-empresa-gobierno es fundamental para seguir atrayendo inversiones. Las empresas hoy apuestan mucho a la tecnología y al conocimiento; y se quieren situar donde hay infraestructura y también donde hay universidades que les pueden servir para el desarrollo de tecnologías y conocimiento”, subrayó. En lo que respecta a la energía, el ex embajador considera que la política del actual gobierno –cerrar la puerta a energías renovables y apostar a las empresas productivas del Estado (CFE y Pemex)-, no es la apuesta correcta. “He revisado juiciosamente los argumentos que ha presentado esta administración en México respecto a la política de energía. Yo difiero, no creo no es la que va a lograr hacer que despegue el sector. No lo digo con ánimo negativo, lo digo en función de mi propia experiencia, creo que es algo que se tiene que revisar”, apuntó. “Varias empresas canadienses, mexicanas y de todo el mundo han parado la inversión (en materia de energía). Lo que fue Pemex de grandioso para México es el pasado, el futuro de México está la energía renovable. Un nuevo Pemex de energía solar, hay que verlo así, el futuro de México es ahí”, complementó Pierre Alarie, ex embajador de Canadá en México, que también participó en el panel. “México está entre los cinco mejores países del mundo, en términos de radiación. Guardar ese hecho es impedir a México subirse al tren de desarrollo del modernismo. Muchos inversionistas vienen a México y preguntan si la CFE puede garantizar el suministro de energía 24/7y dicen que sí, pero la verdad es que no. ¿Por qué impedir al sector privado invertir en el sector? Lo que pasa en el sector energético es una pena, es muy triste y va a costar mucho a México en términos de inversión extranjera”, agregó. Sin T-MEC el escenario sería desastroso Hay diversas voces que han dicho que es mejor tener el T-MEC que no tenerlo. Ahora, el ex embajador Gutiérrez, coincidió con esta visión. “Imagínate un escenario con el Covid-19 para Norteamérica, y que no tuviéramos el acuerdo que tenemos, el panorama sería francamente desastroso”, consideró el ex canciller mexicano. “Lo que nos falta son señales de ambos lados –Estados Unidos y México- que la inversión extranjera realmente será bienvenida, que va a ocurrir en un sistema en que las reglas del juego son iguales para todos, que no van a perjudicar al capital –a las empresas nacionales sobre las extranjeras-“, apuntó en su oportunidad la ex embajadora de EU en México, Roberta Jacobson. “Hay una oportunidad de atraer inversión, además del USMCA, en una situación en la que no hay consultas cada momento en que una empresa quiere expandirse, si las reglas no son claras o se cambia cada momento; si el sistema judicial no es muy maduro y la situación de seguridad es complicada; el capital puede ir a otro lado. Se dice que el capital es cobarde y es verdad”, agregó.


Fuente: Claa

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle

© 2019 Trade Law & Custom Magazine

¡Suscríbete a nuestra lista de contactos
y no te pierdas ninguna edición!